Aprueban Declaración de Salud para Alcanzar la Cobertura Sanitaria universal, en Naciones Unidas

 

Nueva York/Guatemala, 23 de septiembre de 2019. Líderes mundiales que participan en la 74ª Asamblea General de Naciones Unidas, la cumbre más importante del año organizada por este organismo internacional, aprobaron hoy la Declaración de Salud para Alcanzar la Cobertura Sanitaria universal, el documento más ambicioso de la historia en materia de salud, informó la Oficina de Prensa del Organismo Mundial.

En la declaración los países se comprometen a impulsar las inversiones y reforzar los trabajos para conseguir la cobertura universal de salud para 2030, como lo marca la Agenda para el desarrollo sostenible.

El texto fue adoptado durante la reunión de Alto Nivel sobre la Cobertura Universal de Salud: avanzar juntos para construir un mundo más saludable, que se celebra en el marco del debate de la Asamblea General.

La declaración firmada hoy tiene como objetivo acelerar el progreso hacia la cobertura universal de salud, incluida la protección de riesgos financieros, el acceso a servicios de atención médica esenciales de calidad y el acceso a servicios seguros, vacunas y medicamentos esenciales eficaces, de calidad y asequibles para todos, añade la Oficina de Prensa de la ONU.

Respecto al tema del acceso a servicios de salud en nuestra país, la Revisión Nacional Voluntaria 2019, elaborada bajo el liderazgo de SEGEPLAN, resalta que es una Prioridad Nacional de Desarrollo, que busca garantizar el ejercicio del derecho universal a la salud para toda la población, lo cual requiere contar con un sistema sanitario público en el que se le logre satisfacer todas las necesidades en atención en esta materia.

Considerando lo anterior, la finalidad de esta prioridad nacional es proveer todos estos servicios gratuitos, suficientes y de calidad, primordialmente en atención y protección a la salud, independientemente de cualquier condición de la persona. El enfoque de la prioridad mencionada, va de acuerdo con los planteamientos contenidos en el Plan Nacional de Desarrollo -PND- que establece que el acceso a la salud se constituye en un derecho universal que determina la calidad de vida de la población.

Por otra parte, la Prioridad de Acceso a Servicios de Salud se conforma con una Meta estratégica de desarrollo que hace alusión a lograr la cobertura sanitaria universal, en particular la protección contra los riesgos financieros, el acceso a servicios de salud esenciales de calidad y el acceso a medicamentos y vacunas seguros, eficaces, asequibles y de calidad para todos.

Ésta forma parte del Objetivo de Desarrollo Sostenible -ODS3- que busca garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades. Con esta meta se busca que la población acceda a los servicios de salud y que se atiendan las causas más importantes de las enfermedades y de la muerte, garantizando a su vez la calidad de los servicios de salud desde la prevención, el tratamiento, la rehabilitación y los cuidados paliativos para mejorar el bienestar de las personas y sus comunidades.

Dada la naturaleza de la meta estratégica, los esfuerzos institucionales deben estar a su vez enfocados a garantizar que todas las personas y comunidades reciban los servicios básicos de salud, sin tener que pasar dificultades financieras para pagarlos.

Para el alcance de la una Cobertura Sanitaria Universal real, se requiere resolver problemas graves en la salud pública nacional, de los que se pueden mencionar algunos de los principales identificados: La fragmentación del sistema sanitario nacional y pérdida de la rectoría del Ministerio de Salud, el modelo de atención actual es eminentemente curativo descuidando la implementación de la atención primaria en salud, escaso incremento del PIB en salud que provoca el desfinanciamiento de las intervenciones estratégicas, así como la subcontratación excesiva de servicios básicos de salud pública, y la insuficiencia en infraestructura del primer y segundo nivel de atención.

En cuanto a los principales obstáculos para garantizar que la cobertura sanitaria sea verdaderamente universal para 2030, se resalta que actualmente en Guatemala no es posible alcanzarla en el corto y mediano plazo, en razón de que el Sistema Sanitario Nacional y su órgano rector, el Ministerio de Salud –MSPAS- no tienen las bases políticas y técnicas adecuadas para conseguir aumentar la cobertura actual.

Asimismo, el estancamiento del PIB en Salud y su ínfimo incremento anual, y la asignación presupuestaria para el MSPAS no corresponde a la realidad sanitaria nacional, así como la forma actual del gasto en salud es inadecuada, ya que el gasto de funcionamiento del MSPAS supera el 90 por ciento de la asignación anual y deja para inversión estratégica en salud menos del 4 por ciento anual.

Por otra parte, el país también sufre los efectos de una mala atención de la salud, la que se ha venido deteriorando en la medida que la población aumenta, siendo los pobres los más afectados. La cobertura en la salud pública tiene una cobertura del 48 por ciento de la población, con un sistema de seguridad social que escasamente cubre el 16 por ciento de esa población.

También debe agregarse la crisis de desabastecimiento en medicamentos y equipo en todo el sistema hospitalario nacional, así como el personal mal remunerado, lo que constantemente ha provocado paralizaciones en la prestación de los servicios. De acuerdo con el Ministerio de Salud y Asistencia Social, las principales causas de mortalidad general son: neumonías, infartos, diabetes, paros cardiacos, hipertensión, diarreas, enfermedades respiratorias, enfermedades alcohólicas del hígado, accidente vascular encefálico, provenientes de la violencia y accidentes.