La financiación necesaria sigue siendo uno de los principales desafíos para la consecución del desarrollo sostenible

Nueva York/ Guatemala, 26 de septiembre de 2019. Líderes de los Gobiernos, empresas y sector financiero, entre otros sectores, se reunieron hoy, convocados por Naciones Unidas, en un diálogo de alto nivel sobre el financiamiento para el desarrollo, en el que se analizó cómo pueden ayudar a desbloquear los recursos y las alianzas necesarias y acelerar los progresos de la agenda de desarrollo sostenible.

Por Guatemala participaron el Secretario de Planificación y Programación de la Presidencia –SEGEPLAN- y la Directora de Gestión Pública para el Desarrollo, Keila Gramajo y el Representante de Sociedad Civil ante el Conadur, José Quej.  

De acuerdo con Naciones Unidas, la movilización de la financiación necesaria sigue siendo uno de los principales desafíos para la consecución de la Agenda 2030, dado que las inversiones, que son decisivas, siguen careciendo de fondos suficientes.

Como contexto del financiamiento al desarrollo es de resaltar que el crecimiento económico es desigual y los riesgos de la deuda están aumentando, mientras que la inversión extranjera directa está disminuyendo, lo que dificulta la capacidad de muchos países para invertir en sus metas de desarrollo.

El financiamiento para el desarrollo implica la ubicación, movilización y utilización efectiva de recursos para cubrir los gastos necesarios para atender las problemáticas identificadas por los países como críticas para el desarrollo sostenible. En particular, en los países en desarrollo para erradicar la pobreza, lograr un crecimiento económico sostenido y promover un desarrollo sostenible, y avanzar a un sistema económico mundial basado en la equidad.

Un reto para el financiamiento es asegurar un enfoque de acciones nacionales, y se han definido áreas que son decisivas: tributación; sistema de bancos para el desarrollo; comercio, inversión y tecnología, y arquitectura monetaria y financiera internacional. Tanto la Agenda de Monterrey como la de Addis Abeba definieron esas áreas como cuestiones sistémicas. Asimismo, a nivel global se busca comprometer a los países a cumplir con la partida de asistencia oficial al desarrollo, sobre todo hacia los países menos desarrollados, y estipula una mayor cooperación Sur-Sur.

En el caso de Guatemala, la Revisión Nacional Voluntaria -RNV 2019-, identificó el tema de financiamiento como uno de los hallazgos clave para la implementación de las Prioridades Nacionales de Desarrollo. En el informe se señala que en el marco de la estrategia de implementación de las prioridades, y con vistas al presupuesto de 2019, el país se embarcó en la revisión para la readecuación del presupuesto público, con el fin de asegurar que los recursos se canalicen cada vez más hacia las metas estratégicas de desarrollo.

Con este fin se revisaron, desde abril de 2018, las estructuras programáticas de las instituciones vinculadas y su relevancia para las metas priorizadas. Se detectó que solo el 19 por ciento de los productos de los programas presupuestarios (434 de 2,283 totales) estaba vinculado con las metas establecidas, con lo que el 80 por ciento de la planificación para el presupuesto nacional institucional no está vinculado directamente con las prioridades nacionales.

En los siguientes pasos se hace necesario profundizar la vinculación programática y presupuestaria de las prioridades nacionales de desarrollo y sus metas estratégicas más allá del actual enfoque en los resultados estratégicos de desarrollo, por ejemplo a través de una mayor integración de las mismas en los marcos presupuestarios multianuales.


LOGROS 960X150px

informacion de contacto