Guatemala expone sobre articulación entre ambiente y pobreza, en diálogo organizado por Naciones Unidas

Nueva York, EE.UU., 13 de julio de 2017.  Guatemala participó en el Diálogo sobre ambiente, promovido por Naciones Unidas, en donde la Asesora de la Segeplán, Keila Gramajo, expuso sobre “Gestión de las interconexiones entre ambiente y pobreza mediante la alineación vertical y horizontal de los instrumentos de planificación del desarrollo”, la cual incorpora tres ideas principales para articular pobreza y ambiente: la alineación vertical y horizontal, la interconexión de pobreza con ambiente y la vinculación del Plan Nacional de Desarrollo a los planes municipales. 

Alineación vertical significa que Guatemala tiene el Sistema de Consejos de Desarrollo mediante el cual se articula el nivel local, departamental y regional de participación hasta el nivel nacional”, dijo Gramajo. Agregó que el sistema de consejos permite elevar las necesidades de la ciudadanía desde las comunidades a nivel nacional y luego por medio del Sistema Nacional de Planificación se devuelvan a todo el país desde el Plan Nacional hasta los planes municipales. “Este es el mecanismo que utilizamos para determinar las prioridades nacionales establecidas el Plan Nacional de Desarrollo, para priorizar los Objetivos de Desarrollo Sostenible –ODS-y para consensuar planes sectoriales como el Plan Nacional de Cambio Climático”, explicó. 

Expuso que la alineación horizontal se da entre el Plan K´atun, para un periodo de 20 años de gestión (2012-2032), coherente con el horizonte de la Agenda 2030. Y, dado que las consultas del PND se hicieron en paralelo a las globales y nacionales para la elaboración de la Agenda ODS, esto incidió en “integrar los ODS en el K´atun”.  

Asimismo, informó que estos dos marcos de acción de largo plazo se operativizan sectorialmente en el Plan Nacional de Cambio Climático, que además está en armonía con la contribución nacionalmente determinada establecida en el marco del Acuerdo de Paris. “Guatemala aprobó una Ley de Cambio Climático; desarrolló una Política de Cambio Climático y el Plan de Acción Nacional de Cambio Climático–PANCC -para alcanzar las metas planteadas”, agregó. 

La Asesora de Segeplán en el tema ODS planteó que tras la definición de las prioridades nacionales y la definición de las líneas estratégicas del sector ambiental, ya teniendo un rumbo definido, la pregunta que salta a la vista en todos los temas es: “¿por dónde empezamos?” Tomando en cuenta que todas las  prioridades son importantes, se inició una reflexión sobre cuáles eran las metas estratégicas y en las que se debiera intensificar esfuerzos. “Sin duda,la premisa fundamental es que serían aquellas metas que replicaran efectos o tuvieran externalidades positivas en otras metas”, consideró.  

Para ello, informó que en conjunto con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe –CEPAL- se realizó un ejercicio para identificar las interconexiones de la agenda y lograr jerarquizar las metas. Entre las 10 interconexiones más importantes para el país se observan: igualdad, fin de la pobreza y seguridad alimentaria, educación, salud: agua y tratamiento de desechos, acceso a servicios básicos y gasto social, seguridad y justicia, inversión, empresa e ingresos, ordenamiento territorial, valoración de ecosistemas, protección de zonas marino costeras y     resiliencia y cambio climático.   

Segeplán presentó la interconexión entre ambiente y pobreza, enfatizando que los resultados no serán automáticos, sin embargo es de esperar que al contribuir con un tema con el que se correlacionan, también éste mejorará progresivamente.  Asimismo se mostró con un diagrama interactivo cómo el combate a la pobreza incide en el ambiente.  

La vinculación del marco de prioridades nacionales a lo local se realiza por medio de los planes regionales y municipales, para lo cual se presentó el ejemplo del Plan Regional de Oriente, en el denominado “corredor seco”. Este plan regional fue elaborado en el marco del proyecto valorización de ecosistemas que es parte de la iniciativa “Pobreza y ambiente” de los Programas de Naciones Unidas para el Medio Ambiente –PNUMA- y el Desarrollo –PNUD-.   

Gramajo también expuso algunos de los desafíos en la correlación ambiente-pobreza: reconocimiento de Guatemala como país particularmente vulnerable ante el cambio climático; desarrollar la estrategia de implementación de las prioridades de país articuladas con todos los actores de la sociedad; fortalecer la capacidad de los gobiernos locales para asumir el contenido de las prioridades mediante su plan sectorial: el PANCC; capacidades para la gestión pública; financiamiento al desarrollo; marco legal para fortalecer la planificación y gestión pública en función del desarrollo; seguimiento y evaluación de la gestión pública y participación ciudadana y continuar promoviendo el pleno respeto de los derechos humanos.   

En conclusión, el proyecto valorización de ecosistemas ha permitido aterrizar las prioridades nacionales a nivel regional y local protegiendo nuestros recursos naturales en favor el desarrollo humano sostenible”, destacó la experta. 

 

 


informacion de contacto