Segeplán coordina aprendizaje de lecciones sobre Exámenes Nacionales Voluntarios 2016-2019 del cumplimiento de la Agenda 2030, en la ONU

 

Ginebra, Suiza, 17 de octubre de 2018. La Asesora del Despacho Superior de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia -Segeplán-, Keila Gramajo, participó en representación de Guatemala, en el Taller para las Revisiones Nacionales Voluntarias 2016- 2019, del cumplimiento de la Agenda 2030, en el marco del Foro Político de Alto Nivel de la ONU sobre Desarrollo Sostenible, que se celebró durante tres días. A la reunión de expertos en Exámenes Nacionales Voluntarios –ENV- sobre los ODS fueron convocados los coordinadores técnicos de los reportes de 2016, 2017 y 2018 de distintos países.

 

Además de intervenir en los diferentes debates, Gramajo tuvo bajo su responsabilidad organizar los trabajos de resumen de los grupos y presidir la sesión final en que se conocieron las conclusiones de los cuatro paneles que giraron en torno a los temas: Proceso preparatorio del ENV, cómo involucrar a los múltiples actores; La implementación de los ODS en los países, políticas y herramientas, específicamente en cómo identificar prioridades nacionales que sigue siendo un reto para algunos países; El uso de datos y experiencias, lecciones aprendidas y desafíos desde 2016. 

 

Gramajo propuso cinco fases de trabajo: el inicio que incluye definir el alcance del ENV (¿qué se quiere lograr?), 2. La planificación: definir el cronograma, presupuesto y recursos tanto humanos como físicos y tecnológicos, 3. Ejecución: realizar la recopilación de información existente, nueva y en talleres de trabajo, 4. Aprobación: que también incluye la validación de los distintos actores y de la autoridad superior en ODS del país, para finalmente, 5. El cierre: hacer la presentación nacional, internacional, socializar los resultados y divulgar para distintos usos su información tal como las transiciones entre gobiernos y las evaluaciones sectoriales. Finalizó diciendo que es esencial iniciar lo más temprano posible con la elaboración del ENV, si se quiere ser inclusivos y abrir un proceso participativo. 

 

Por otro lado, Gramajo expuso en el panel 2 la experiencia guatemalteca con la Estrategia de implementación de las Prioridades Nacionales de Desarrollo, y explicó la metodología de integración de los ODS a la planificación nacional, mediante un ejercicio participativo de todos sectores del país, representados en el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano y Rural –Conadur- y que fue aprobada en 2017, ejercicio que continúa siendo interesante para algunos países de la región que siguen buscando implementar dos instrumentos a la vez (el nacional y el internacional). Asimismo explicó que apropiarse e implementar de manera integral y articulada el contenido de las agendas nacionales de desarrollo Katún y ODS simplifica el trabajo, pero aún así ha significado un reto para las instituciones gubernamentales en el país. 

 

Por otra parte, la condición actual del sistema de información y el incipiente desarrollo de sistemas de seguimiento y evaluación del país, no permite contar con toda la información necesaria para una evaluación completa y profunda. Dado el triunfo de la estadística en el árribito de los ODS y las debilidades en los sistemas de información, hizo un llamado a los coordinadores a desplegar esfuerzos para buscar otro tipo de evaluaciones, con información cualitativa y de percepción que permita medir los procesos y el andamiaje/infraestructura construida para la implementación efectiva. 

 

Dada la complejidad y amplitud de contenido del Plan K’atun y la Agenda 2030, se identificó un mecanismo técnicamente accesible, que permitiera integrar ambos instrumentos, gestionar su implementación, darles seguimiento y evaluarlos de manera conjunta. Por ello pidió a los demás coordinadores reflexionar sobre la importancia de realizar un único informe de país que revise la agenda nacional y el cumplimiento de las metas ODS, usando como ejemplo el proceso que Guatemala planea realizar en 2019 sobre una revisión nacional del camino y condiciones generadas para el desarrollo sostenible, evaluando las metas integradas de ambos instrumentos y que se constituyen en sus prioridades nacionales del desarrollo. 

 

Adicionalmente, la experta de Segeplán expuso que las revisiones nacionales son una oportunidad para que cada país se autoexamine e instó a realizarlo de forma honesta, revelando las buenas prácticas y éxitos, así como las malas prácticas y dificultadades en la implementación para que lo planificado en la estrategia se traduzca en verdaderos logros y cambios para la sociedad, más que en un documento en sí mismo. 

 

En la sesión final, Gramajo destacó la importancia de la reflexión sostenida durante los tres días del encuentro, sobre cómo “crear, agregar y multiplicar el valor generado por los Exámenes Nacionales Voluntarios como un termómetro que aproxime la realidad de cada país y que guíe las correciones en el proceso de implementación y junto a la Directora de la Oficina Intergubernamental de Desarrollo Sostenible de UNDESA trasladó las principales conclusiones de los expertos mundiales en las evaluaciones de ODS. 

 

También manifestó su convencimiento de que en el diálogo se “expresaron ideas que podrían catapultar el impacto de la información generada por las países en la implementación de los ODS a través de un uso oportuno y estratégico de la información que brindan los ENV y qué hace falta. En ese sentido, expuso algunas premisas aprendidas en el contexto guatemalteco y regional y que pueden contribuir en el logro de la Agenda 2030. 

 

 

 


informacion de contacto