padding-top:100px; Analizaron la regionalización de la Agenda 2030 en el I Foro Iberoamericano de Mecanismos de Implementación Nacional

Analizaron la regionalización de la Agenda 2030 en el I Foro Iberoamericano de Mecanismos de Implementación Nacional

La Antigua Guatemala, noviembre de 2018. Adoptar la Agenda de Desarrollo Sostenible exige un proceso creativo de definición de las prioridades propias del país, a la luz de la realidad específica de cada uno y de los propósitos generales acordados a escala internacional.

Este es uno es uno de los aspectos analizados en el I Foro Iberoamericano de Mecanismos de Implementación Nacional de la Agenda 2030, realizado en esta ciudad los días 12 y 13 de este mes, bajo el liderazgo de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia –Segeplán- en coordinación con la Secretaría General Iberoamericana –SEGIB- como antesala a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.  

Durante el evento, en que se discutieron cuatro grandes temas, que sirvieron de guía para intercambiar buenas prácticas y lecciones aprendidas, participaron 25 representantes de países, así como SEGIB, la Comisión Económica para América Latina y El Caribe –CEPAL- y el Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo –CLAD-.

El primer tema que se abordó fue la regionalización de la Agenda 2030, cuya introducción y moderación estuvo a cargo de la Directora de ILPES-CEPAL, Cielo Morales, y luego se realizó un mini-panel de discusión en el que se planteó que la primera vía para la regionalización de la Agenda 2030 serían los planes nacionales de desarrollo (o las políticas estratégicas del país), definidos con anterioridad. El propósito en ese caso sería identificar cuántos objetivos son consistentes con los ODS y cuántas políticas requerirán de una formulación más exigente o de un nuevo desarrollo para dar cumplimiento a los compromisos contenidos en la Agenda 2030.

La otra senda alternativa es la de los países que han preferido partir de la Agenda 2030 y luego, tomando en cuenta las especificidades nacionales, identificar las metas a las que se pueden comprometer, tratando de identificar los ámbitos de acción política y las medidas concretas que se deben aplicar. En este caso, el esfuerzo de adopción de la Agenda se ha materializado en un documento nuevo (un plan o una estrategia), que constituye la respuesta nacional, como es el caso de Guatemala con la Estrategia de implementación de las Prioridades Nacionales del Desarrollo.

Se resaltó que tomando en cuenta el hecho de que la Agenda 2030 es muy ambiciosa y por su carácter integral es difícil que secumpla si no existe un liderazgo claro en los gobiernos, es necesario el compromiso político desde el más alto nivel para impulsar el tema en la administración y también trasladarla a la sociedad como una inversión de futuro. Ahora bien, si se quiere maximizar el impacto de las políticas en términos de desarrollo, no basta con favorecer la coordinación entre actores: es necesario también elevar los niveles de coherencia entre las políticas y respuestas aplicadas. Asimismo, es necesario asegurar la coherencia entre políticas para la implementación, lo cual se puede desplegar, cuando menos, en cuatro dimensiones:

La coherencia horizontal, que se deriva de las interacciones entre las diversas políticas públicas, de contenido temático diferente; la coherencia vertical, que remite a las interdependencias en los procesos de decisión de los diversos niveles de la Administración. Por ejemplo, en Guatemala el Sistema Nacional de Planificación se analiza desde abajo hacia arriba, de acuerdo con las diferentes demandas que se tienen, se eleva hacia los niveles superiores para consolidar la información desde el planteamiento de políticas y posteriormente se vuelven hacia abajo para alcanzar los requerimientos planteados.

La tercera dimensión es la coherencia dinámica (o consistencia temporal), que alude a la necesidad de que las medidas se mantengan de forma consistente a lo largo del tiempo; y, finalmente, la coherencia internacional, en la medida en que es necesario que las políticas domésticas y los compromisos internacionales estén debidamente alineados con los propósitos de la Agenda.

Los participantes discutieron sobre la importancia de mantener esa coherencia de políticas en múltiples niveles para asegurar la implementación efectiva y en armonía en los territorios de acuerdo a sus particularidades.


LOGROS 960X150px

informacion de contacto