Guatemala, 29 de noviembre de 2018. Los presidentes coordinadores y directores ejecutivos de los Consejos Regionales de Desarrollo Urbano y Rural –COREDUR- participaron en un taller sobre la revisión al Plan Nacional de Desarrollo, convocados por las Secretarías de Planificación y Programación –Segeplán- y de Coordinación Ejecutiva de la Presidencia –SCEP-.

El objetivo fue informarles sobre la realización del ejercicio de revisión nacional 2019: El camino hacia el desarrollo sostenible, que fue aprobado durante la reunión ordinaria del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano y Rural –CONADUR- celebrada en septiembre de este año.

La revisión nacional del 2019, cuyo informe presentará nuestro país en Naciones Unidas, busca evaluar en el corto plazo la generación de condiciones que se han alcanzado y los avances que se han tenido en la implementación de las Prioridades Nacionales de Desarrollo –PND-, producto de la integración de las metas del Plan Nacional de Desarrollo K’atun, nuestra Guatemala 2032 y la Agenda 2030 de desarrollo sostenible.

En ese sentido, el proceso de revisión busca ser participativo e incluyente en diversos niveles, por lo que se está convocando a consultas a los distintos sectores y actores sociales del país, para conocer los avances y experiencias de cada uno, en la implementación de las metas de desarrollo de largo plazo en el país, desde el ámbito de su experiencia y competencia.

Al dar la bienvenida a los participantes, el Subsecretario de Políticas Públicas de la Segeplán, Ramón Aguilar, les hizo un llamado a que socialicen este proceso en sus regiones “para contar con el mayor número de personas que aporten al seguimiento y evaluación de las prioridades nacionales de país”.

Por su parte, la Asesora de Segeplán, Keila Gramajo, explicó el contexto y razón de ser del proceso. Inició por explicar que si bien lo dirige Segeplán, no lo hace como órgano de planificación del Estado, sino por la función que desempeña dentro del CONADUR, como secretaría técnica, y coordinadora de la Comisión de alineación, seguimiento y evaluación del Plan K’atun que tiene como mandato el seguimiento al PND y a los ODS.

Como contexto informó que en 2017 se presentó en el país y se publicó en la ONU el primer Examen Nacional Voluntario, que “básicamente consistió en revisar cómo vamos en el cumplimiento del K’atun y los ODS”.

La próxima revisión nacional tendrá un mayor enfoque regional por lo que se espera que los coordinadores reciban la información de cada una de las regiones, de cómo se están implementando las prioridades nacionales de país y la trasladen a la Segeplán. El taller inicia un proceso de compilación de información cuantitativa y cualitativa respecto a los niveles de Apropiación nacional del Plan K’atun, consolidando la información relativa a la fase de Planificación y Programación del Plan, así como las condiciones que se han generado para su implementación a nivel institucional y territorial mediante la metodología Plan Barómetro que ha sido construida a nivel regional con el Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica Social -ILPES.

Gramajo aclaró que por ahora no se puede medir el impacto, pues como se trata de una estrategia de 20 años, los primeros cinco son para la generación de condiciones. Añadió que la revisión está planteada en términos de qué tanto nos hemos apropiado de la agenda de desarrollo. “Lo que vamos a medir en esta revisión es la apropiación y las condiciones para la implementación del K’atún y los ODS, y por eso la hemos denominado: El camino hacia el desarrollo sostenible”, señaló.

La Antigua Guatemala, noviembre de 2018. Adoptar la Agenda de Desarrollo Sostenible exige un proceso creativo de definición de las prioridades propias del país, a la luz de la realidad específica de cada uno y de los propósitos generales acordados a escala internacional.

Este es uno es uno de los aspectos analizados en el I Foro Iberoamericano de Mecanismos de Implementación Nacional de la Agenda 2030, realizado en esta ciudad los días 12 y 13 de este mes, bajo el liderazgo de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia –Segeplán- en coordinación con la Secretaría General Iberoamericana –SEGIB- como antesala a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.  

Durante el evento, en que se discutieron cuatro grandes temas, que sirvieron de guía para intercambiar buenas prácticas y lecciones aprendidas, participaron 25 representantes de países, así como SEGIB, la Comisión Económica para América Latina y El Caribe –CEPAL- y el Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo –CLAD-.

El primer tema que se abordó fue la regionalización de la Agenda 2030, cuya introducción y moderación estuvo a cargo de la Directora de ILPES-CEPAL, Cielo Morales, y luego se realizó un mini-panel de discusión en el que se planteó que la primera vía para la regionalización de la Agenda 2030 serían los planes nacionales de desarrollo (o las políticas estratégicas del país), definidos con anterioridad. El propósito en ese caso sería identificar cuántos objetivos son consistentes con los ODS y cuántas políticas requerirán de una formulación más exigente o de un nuevo desarrollo para dar cumplimiento a los compromisos contenidos en la Agenda 2030.

La otra senda alternativa es la de los países que han preferido partir de la Agenda 2030 y luego, tomando en cuenta las especificidades nacionales, identificar las metas a las que se pueden comprometer, tratando de identificar los ámbitos de acción política y las medidas concretas que se deben aplicar. En este caso, el esfuerzo de adopción de la Agenda se ha materializado en un documento nuevo (un plan o una estrategia), que constituye la respuesta nacional, como es el caso de Guatemala con la Estrategia de implementación de las Prioridades Nacionales del Desarrollo.

Se resaltó que tomando en cuenta el hecho de que la Agenda 2030 es muy ambiciosa y por su carácter integral es difícil que secumpla si no existe un liderazgo claro en los gobiernos, es necesario el compromiso político desde el más alto nivel para impulsar el tema en la administración y también trasladarla a la sociedad como una inversión de futuro. Ahora bien, si se quiere maximizar el impacto de las políticas en términos de desarrollo, no basta con favorecer la coordinación entre actores: es necesario también elevar los niveles de coherencia entre las políticas y respuestas aplicadas. Asimismo, es necesario asegurar la coherencia entre políticas para la implementación, lo cual se puede desplegar, cuando menos, en cuatro dimensiones:

La coherencia horizontal, que se deriva de las interacciones entre las diversas políticas públicas, de contenido temático diferente; la coherencia vertical, que remite a las interdependencias en los procesos de decisión de los diversos niveles de la Administración. Por ejemplo, en Guatemala el Sistema Nacional de Planificación se analiza desde abajo hacia arriba, de acuerdo con las diferentes demandas que se tienen, se eleva hacia los niveles superiores para consolidar la información desde el planteamiento de políticas y posteriormente se vuelven hacia abajo para alcanzar los requerimientos planteados.

La tercera dimensión es la coherencia dinámica (o consistencia temporal), que alude a la necesidad de que las medidas se mantengan de forma consistente a lo largo del tiempo; y, finalmente, la coherencia internacional, en la medida en que es necesario que las políticas domésticas y los compromisos internacionales estén debidamente alineados con los propósitos de la Agenda.

Los participantes discutieron sobre la importancia de mantener esa coherencia de políticas en múltiples niveles para asegurar la implementación efectiva y en armonía en los territorios de acuerdo a sus particularidades.

 

Guatemala, 2 de diciembre 2018 (AGN). El director ejecutivo de la Comisión Presidencial de Gestión Pública Abierta y Transparencia, Álvaro Samayoa, hizo un recuento de los logros alcanzados durante el Tercer Plan Nacional de Gobierno Abierto 2016-2018 y dijo que se cumplió el 90,22 por ciento de los compromisos adquiridos.

Entre los beneficios destacó la realización e institucionalización del ejercicio de presupuesto abierto, la implementación de los talleres de presupuesto abierto, así como la presentación y divulgación del listado geográfico de obras.

“Se mejoró sustancialmente en el índice de presupuesto abierto alcanzando una puntuación de 61 y avanzando en el ranking por mejoras en la calidad y puntualidad de la información”, explicó durante el lanzamiento del Cuarto Plan Nacional de Gobierno Abierto 2018-2020.

También mencionó la ejecución del modelo de subasta electrónica inversa, las reformas al sistema Guatecompras y mejoras al portal de transparencia fiscal del Ministerio de Finanzas –Minfin-.

Asimismo, la publicación de la información estadística relacionada con la recaudación de impuestos, consultas sobre entes exentos y actualización del clasificador de actividad económica de la base de contribuyentes de la Superintendencia de Administración Tributaria –SAT-.

“Se avanzó en el ordenamiento territorial de las 29 áreas de salud y diagnóstico de brechas relacionado con el primer nivel de atención en salud, lo cual está publicado en el portal del Ministerio de Salud en formato abierto”, precisó el funcionario.

Samayoa añadió que se aseguró la entrega oportuna de la alimentación a los estudiantes y los útiles en cada escuela pública y se divulgó información relacionada con la disminución del fracaso escolar en primer grado.

Rendición de cuentas. De acuerdo con el funcionario, otro logro importante es la firma de la carta de entendimiento de rendición de cuentas que 211 municipalidades suscribieron con la Contraloría General de Cuentas (CGC).

Además, resaltó que más de 1.000 empleados públicos y tomadores de decisiones fueron capacitados sobre el Derecho de Acceso a la Información Pública, Gobierno Abierto, sociedad civil y actores interesados.

El eje de transparencia es uno de cinco pilares que conforman la Política General de Gobierno 2016-2020 que impulsa el presidente de Guatemala, Jimmy Morales.

 

Guatemala, 27 de noviembre de 2018. Representantes de instituciones públicas, privadas y de la sociedad civil participaron en XV Reunión Ordinaria anual de la Mesa Nacional de Diálogo en Gestión para la Reducción de Riesgo a los Desastres, en la que expertos nacionales y extranjeros abordaron diferentes temas relacionados con la Gestión del Riesgo, en busca del bienestar de las personas y el resguardo de sus bienes.

Por la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia -Segeplán-, que es integrante de la Mesa, participaron el Subsecretario de Planificación y Ordenamiento Territorial –SPOT-, Luis Ovando; la Subdirectora de Gestión de Riesgo, María Hortencia del Cid y el Director de Inversión Pública, Stuart Villatoro.

El Subsecretario Ovando abordó el tema “La planificación y la Gestión del Riesgo, desde una visión del desarrollo alineados a los compromisos nacionales e internacionales”, destacando cómo la GdR está contemplada de forma integral en los cinco ejes del Plan Nacional de Desarrollo K’atun, nuestra Guatemala 2032 y las Prioridades Nacionales.

Destacó que en Segeplán la GdR se venía trabajando desde cuando el país fue afectado por el Huracán Mitch, pero se abordó de manera formal hasta que se creó la Dirección de Riesgo en el período 2009-2010. Sin embargo, es con la formulación del Plan K’atun, en 2012, cuando la GdR se vincula como un elemento inherente a la panificación del desarrollo. Entre otros aspectos de relevancia resaltó el ordenamiento territorial y la generación de capacidades de resiliencia por parte de la población.

En ese contexto, señaló la importancia de generar conocimiento sobre qué es y qué implica cada tipo de amenazas que puedan afectarnos, desde las sociales hasta las hidrometeorológicas, vulcanológicas e incluso los tornados, que aunque excepcionales, ya han afectado. El reto es que el conjunto de la sociedad se involucre en la Gestión del Riesgo.

Por su parte, la Subdirectora de Gestión de Riesgo, Hortencia del Cid, expuso sobre las herramientas que se han desarrollado desde la Segeplán, para los instrumentos de planificación municipal e institucional, entre ellos los Planes de Desarrollo Municipal y Ordenamiento Territorial –PDM OT-; el Director Stuart Villatoro se refirió a la Inversión Pública y la Gestión de Riesgo.

La Mesa, que es reconocida por la Organización de las Naciones Unidas –ONU- desde el año 2009, busca el bienestar de la población, fortalecer el rol de liderazgo de las comunidades, el voluntariado, la sociedad civil, la academia, grupos en condición de vulnerabilidad como agentes de cambio y constructores de resiliencia en el territorio nacional, informó la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres –Conred-,

También informó que los objetivos de la reunión fueron articulados por medio de las cuatro prioridades del Marco de SENDAI para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, que se adoptó en la tercera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas celebrada en Sendai -Japón- en 2015.

Estas prioridades son: comprender el riesgo de desastres, fortalecer la gobernanza del riesgo para gestionarlo, invertir en la reducción del riesgo para la resiliencia y aumentar la preparación para casos de desastre a fin de dar una respuesta óptima en los ámbitos de la recuperación, rehabilitación y reconstrucción.

 

Guatemala, 28 de noviembre de 2018 (AGN). El Presidente Jimmy Morales lideró hoy el lanzamiento del Cuarto Plan de Acción Nacional de Gobierno Abierto 2018-2020, una iniciativa que promueve la transparencia en la utilización de los recursos públicos en el país y establece mecanismos anticorrupción con participación de la sociedad civil.

“El mecanismo de Gobierno Abierto sigue y debe seguir dando pasos firmes para una administración pública más eficaz, eficiente y transparente”, sostuvo el mandatario en su intervención en el acto celebrado en el Palacio Nacional de la Cultura.

Destacó la necesidad de convertir a Guatemala en un “Estado abierto” para hablar de cuentas claras y transparentes, y resaltó que ahora el país tiene instituciones más sólidas.

El Cuarto Plan de Acción Nacional “es muy ambicioso y tengo la confianza de que lo podamos cumplir”, expresó el mandatario ante ministros, viceministros, diplomáticos y representantes de la sociedad civil.

Como ejemplo de transparencia y rendición de cuentas, Morales recordó que actualmente las Organizaciones de Padres de Familia –OPF- administran los recursos de la refacción escolar que se sirve a estudiantes en todo el país.

Para la elaboración del plan, en el que participaron 28 organizaciones de la sociedad civil, 47 instituciones públicas, 2 municipalidades y 7 observadores, dijo, se tomó en cuenta el Plan Nacional de Desarrollo K’atún 2032 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible –ODS- 2030.

En este plan se incluyen los ejes de Ambiente, Recursos Naturales y Gestión de Riesgo, Inversión y Empleo, Educación, Mecanismos de Transparencia y Anticorrupción, Fortalecimiento Institucional en Seguridad, y Protección e Inclusión Social.

Además, Gobierno Electrónico y Servicios Públicos en Línea, Salud, Seguridad Alimentaria y Nutricional, Gobiernos Locales, Transparencia en los Procesos Electorales, Innovación en la Gestión Pública y Transparencia Fiscal, Comprar y Contrataciones Públicas.

Auditoria social. Álvaro Samayoa, comisionado presidencial de Gestión Pública, sostuvo durante la presentación en el Palacio Nacional de la Cultura, que Guatemala tiene ahora la herramienta más relevante para la rendición de cuentas y la auditoría social.

Carlos Fernández, del Centro Internacional en Investigación de Derechos Humanos, destacó el liderazgo que tuvieron los representantes del Gobierno en este proceso. “Fue un trabajo muy bien conducido con mucho liderazgo”, enfatizó.

Por su parte, la empresaria Carmen Salguero, de la Fundación para el Desarrollo –Fundesa-, afirmó que las acciones que establece el Cuarto Plan “son la puerta al cambio a la inclusión”.

Redacción/Joel Suncar/Foto Marvin García

informacion de contacto